Condenados a prisión perpetua alaban a Dios en una cárcel de máxima seguridad

Únete a nuestro canal de Telegram

En un video publicado recientemente por un ministerio cristiano que muestra cómo se ve la alabanza y la adoración genuina dentro de una prisión de máxima seguridad, se puede ver a los reclusos levantando alegremente sus manos al Señor y orando.

Según Faithwire, «Las conmovedoras escenas fueron compartidas por God Behind Bars, una organización que trabaja con iglesias para ayudar a llevar el Evangelio a hombres y mujeres encarcelados en todo Estados Unidos».

La mayor parte del video es alabanza y adoración, pero también incluye algunos mensajes alentadores y edificantes que los reclusos escuchan de Dios tras las rejas.

Un orador les dice a los 150 reclusos reunidos en la capilla de la cárcel: «Para algunos de ustedes en esta sala, esta es una de las únicas veces que tienen tiempo con el Señor».

«Puede que siempre haya caos o ruido… así que solo quiero tomarme un momento y permitiros… pasar un rato con Jesús, reflexionar, empezar a pensar en cosas por las que estáis agradecidos».

Se levantan las manos, la música de alabanza comienza a llenar la habitación y los prisioneros reflexionan sobre sus bendiciones y expresan su gratitud. Los vítores estallan cuando todos se inclinan ante Jesús en público.

«Cuando empezamos a tocar ‘Gratitude’ de Brandon Lake, el espíritu de los hombres que estaban adorando cambió», dice la descripción del video.

«Estos hombres encarcelados empezaron a vitorear y aplaudir mientras cantaban ‘Vamos, alma mía… eleva tu canción, tienes un león dentro de esos pulmones. Levántate y alaba al Señor'».

God Behind Bars ha publicado numerosos videos y testimonios que detallan cómo los encuentros con Jesús han transformado la vida de los presos. Hace poco publicaron un video de un joven que paso por muchos traumas desde pequeño y encontró a Jesús en la cárcel, y dijo «Cristo me hizo sentir completo«.

En el pasado, el trabajo de la organización resultó en el nuevo bautismo de 130 presos, incluidas 90 mujeres que estaban alojadas en prisiones federales.

«Un momento sagrado», según God Behind Bars.

Según el ministerio, «Dios está cambiando la vida de estas mujeres». «Las adicciones se están rompiendo, el perdón está reinando y Jesús está ganando».

Únete a nuestro canal de Telegram

Deja un comentario