El patinador olímpico, Scott Hamilton, da testimonio de cómo su tercer tumor cerebral se redujo al poner su confianza en Dios

Únete a nuestro canal de Telegram

El patinador olímpico, Scott Hamilton, ha enfrentado valientemente su batalla contra el cáncer, adoptando un enfoque único en su última lucha contra un tumor cerebral

Tras seguir la dirección del Espíritu Santo, decidió fortalecerse en casa en lugar de optar por tratamientos agresivos, lo que resultó en una reducción del tumor en más del 45%.

A lo largo de su vida, Hamilton ha superado desafíos como el cáncer testicular y múltiples tumores cerebrales. Su fe cristiana ha sido un pilar fundamental en su proceso de recuperación, confiando en Dios y siguiendo lo que él llama “la respuesta al espíritu”.

“Conoces ese tumor cerebral que sigue reapareciendo, el craneofaringioma, con el que naces. Pero este viaje ha sido milagroso. Cuando me diagnosticaron, me dieron todas las diferentes maneras en que podía lidiar con este tumor, a través de estas acciones, y oración y ejercicio”, dijo a CBN en 2018.

“Lo único que sentí fue: no te preocupes por esto. Vete a casa y ponte fuerte. Ellos dicen: Bueno, ¿qué quieres hacer?. Y dije: Creo que voy a ir a casa y hacerme fuerte”, añadió.

“Regresé a la exploración tres meses después y me dijeron que no había crecido. Vuelvo tres meses después y me dijeron que se había reducido en un 45%. Le dije a mi cirujano: ‘¿Puede explicar esto?’ Y él dijo: ‘Dios’. Volví a entrar y volvió a reducirse un 25%”, reveló.

A pesar de los altibajos en su salud, Hamilton ha experimentado resultados notables al seguir este camino menos convencional. Aunque enfrenta la incertidumbre, se mantiene firme en su fe y en la confianza de que su vida está en manos divinas.

Su historia es un testimonio inspirador de esperanza, fortaleza y fe inquebrantable ante la adversidad. Scott Hamilton nos recuerda la importancia de vivir cada día con alegría, esperanza y fidelidad, independientemente de las circunstancias.

“El velo entre nosotros y el Señor es más delgado cuando estamos en nuestro sufrimiento. Dios está más presente en nuestras vidas en nuestro sufrimiento más profundo. Estamos aquí por Su gracia y misericordia. Nuestros cuerpos son frágiles pero resistentes. Temporales. ¡Temporales! Así que vivimos nuestros días con alegría. Vivimos nuestros días con esperanza. ¡Vivimos nuestros días fielmente!”, dijo al concluir su entrevista con CBN News.

Únete a nuestro canal de Telegram

Deja un comentario